El mote “Esta a la moda”

A diario vamos por la calle y escuchamos a dos o más personas hablar de lo que “está a la moda” e instantáneamente te ríes porque creen que estar a la moda es tener un Chanel de la última colección o llevar exactamente el mismo atuendo que se vio en la pasarela, y para colmo, escuchas los quejidos de que no pueden vestir los últimos gritos de la moda porque no tienen dinero suficiente, y por supuesto, siempre esta la que critica los precios tan elevados de la marca cuando en verdad se muere por una pieza de la colección.

114288182

Aun así a veces pasa al revés, las personas creen que por tener un Dolce & Gabanna son superiores a los demás, que poseer un Dior los hace los dioses del lugar. Buscan discriminar a aquellos que no poseen la capacidad monetaria para costearse una pieza de colección y me parece un pensamiento absurdo porque me ha tocado reírme de personas que llevan un Carolina Herrera y les sienta horrible, mientras que, otra persona que tuvo una idea original y llevo puesto un vestido que mando a hacer con una idea que de pronto se le cruzo por la cabeza o que es un mix de muchas cosas que le gustan, se atrevió y se vio increíble.

La verdad es que todos cometemos el mismo error, escuchamos, tendencia, moda o estilo y pensamos en pasarelas, semanas de la moda, ropa, bolsos, zapatos, accesorios, y todo aquello que los diseñadores ofrecen en sus líneas. Por supuesto, no estamos 100% equivocados, pero les cuento un secreto, el estilo no existe sin la personalidad, la tendencia depende del estilo, y la moda es la tendencia repetitiva.

Los diseñadores tienen un trabajo creativo muy arduo, ellos deben estudiar todo el concepto del mercado y lo que se puede o no producir, a parte, no piensen que es fácil diseñar y coser un vestido o unos jeans, si no, ninguno tuviera la necesidad de comparar ropa, todos pudiéramos hacer nuestros atuendos en casa. Y aunque sé que hay algunos afortunados que poseen la virtud de diseñar y crear sus propios atuendos siempre tienen esa necesidad de comprar algo de una tienda por la calidad o el material que posiblemente ellos no tenga a su disposición en sus hogares.

Pero existe algo que a estas alturas no debería de ser un secreto, la presencia de “la clonación”, lo cual no es más, que ofrecer una copia idéntica del producto que ofrecen las cadenas de tiendas o ciertos diseñadores en específico a un costo más accesible para el consumidor. Hay una variedad de tiendas que lo hace, pero por supuesto, la clonación no existe para toda una colección, nunca pretendas encontrar todas las piezas clonadas, pero es algo que beneficia en muchos aspectos a los seguidores de tendencias, y, aunque se sabe que no estas llevando Zara, llevarás la tendencia del momento a un precio accesible.

Por eso no creo que el problema sean las grandes marcas que nos han inculcado a través de los años como vánales y costosas, creo en la mala información que corre a través de las calles, de los pensamientos cerrados que creen en una propuesta sin moldearla a sus necesidades.

Código de vestimenta tradicional para la oficina

En los últimos años en muchos lugares de trabajo han adoptado la vestimenta casual como su código, aun así muchas empresas conservan el código de vestimenta tradicional. Entender el código de vestimenta formal de negocios te permite sacar el mejor aspecto de ti, avanzar en tu carrera y saber que ponerse en qué momento. La planeación inteligente te permite tener un guardarropa que cumpla tus expectativas, además de crear un closet bien balanceado que puede ser utilizado para cualquier día de la semana.

Trajes para mujeres

Las mujeres deben elegir trajes que combinen, que consistan de un saco y una falda o saco y pantalón de vestir. Aunque las mujeres pueden usar una gama más amplia de colores que los hombres lo recomendable es optar por los colores medio oscuros a oscuros, los colores conservadores y neutrales son la mejor opción para vestir en la oficina.

Trajes para hombres

El traje sigue siendo la mejor opción para el hombre en el código de vestimenta formal de negocios. Los trajes deben ser de un corte clásico y favorecedor. Se puede usar con una camisa de vestir de algodón. Para el color de la camisa el blanco y azul siguen siendo los colores tradicionales, aunque en muchos trabajos también se permite vestir camisas de color oscuro. Intenta que las camisas las laven y planchen en la tintorería para un aspecto más profesional. La corbata debe ser conservadora, evitando los estampados muy llamativos. Usa calcetines oscuros, un reloj de pulsera y zapatos de vestir bien boleados y que combinen con el traje.

Viernes casual de negocios

!Mucha atención!. Casual de negocios no es lo mismo que casual, mucha gente lo confunde y piensa que pueden llevar jeans, en el código de vestimenta casual de negocios no se permite utilizar jeans. En el viernes casual de negocios se puede omitir la corbata y el saco, las mujeres pueden utilizar falda con una blusa o saco. Puedes remplazar los zapatos por unos mocasines y no quitar elegancia a tu forma de vestir.

¿Cómo planchar la ropa de poliéster / algodón?

El planchar de forma incorrecta la ropa de poliéster algodón puede resultar en una quemadura para la prenda. Una cosa muy importante acerca de planchar ropa es que no todos los materiales de las prendas son iguales. Existen diferentes tipos de telas, como las poli-mezclas, que se deben planchar con mayor cuidado para no estropear la prenda. Una de las características más importantes de la combinación de poliéster algodón es no soportan temperaturas muy altas.

1.- Coloca la plancha en una temperatura baja girando el dial en la plancha. Si la plancha tiene la opción de algodón, no utilices esta opción ya que la prenda es de un combinado entre poliéster y algodón. Las telas de algodón soportan mayores temperaturas que las telas de poliéster, por lo tanto utilizar esta opción hace que la plancha este a una mayor temperatura y el poliéster no va ser capaz de resistir.

2.- Coloca la prenda de algodón / poliéster sobre la tabla de planchar. Separa la tela delantera y trasera de la prenda sobre el burro de planchar.

3.- Primero prueba con la parte inferior de la prenda, antes de presionar la plancha o irte a una ubicación más conspicua. Coloca la parte metálica de la plancha sobre la prenda en posición horizontal. No coloques la punta de la plancha primero hacia abajo y por detrás, debes ir presionando y moviendo la punta de la plancha hacia el frente.

4.- Plancha la prenda en movimientos de ida y vuelta. Coloca la plancha sobre las arrugas de la prenda para suavizar las líneas de la tela. Elige una dirección de movimiento – de arriba abajo o de izquierda a derecha – y mantén este movimiento constante, esto con el objetivo de no crear nuevas arrugas. La plancha siempre debe estar en movimiento, no la dejes reposar más de unos pocos segundos en un solo lugar, te arriesgas a quemar el material.

5.- Rocía agua sobre la prenda presionando el botón de nebulización. Esto produce un ligero espray sobre la prenda de modo que la plancha elimina las arrugas con mayor eficiencia. Ya que el poliéster tiene una mayor resistencia a las arrugas puede que no te sea necesario utilizar el agua.